La burocracia administrativa, el primer problema para el emprendedor social en España

El pasado 3 de julio participamos en las Jornadas sobre Economía Social y Emprendimiento que organizó la Red Europea de Lucha Contra la Pobreza y Exclusión Social (EAPN) en Canarias. Hablamos sobre el concepto de emprendimiento social y seguidamente dinamizamos un taller para buscar soluciones conjuntas al problema que muchas organizaciones del Tercer Sector tienen hoy día para ser sostenibles.

El emprendimiento social no sólo es útil para montar una startup sino que ayuda a buscar soluciones de mercado dentro de organizaciones para generar mayor impacto y que los proyectos sean viables económicamente. La relación de la Economía Social con el emprendimiento social es muy íntima. De partida se comparten los mismos valores a la hora de entender la realidad social y económica, aunque haya diversidad de opciones a la hora de llevar a cabo las actividades empresariales o proyectos de impacto social.

Lo más interesante de las jornadas vino a la hora de cocrear el DAFO entre todos los participantes. De manera eficaz y amena, generamos grupos de trabajo para sacar conclusiones sobre las dificultades, oportunidades, retos y amenazas que las organizaciones de la Economía Social y otras de Comunidad Canaria tienen en estos momentos, teniendo en cuenta la situación actual.

Algunas de las propuestas o resultados fueron los siguientes:

DIFICULTADES: Demasiada burocracia administrativa que conlleva ineficacia, problema de financiación y dificultad a la hora de buscar la viabilidad de los proyectos, falta de innovación en el tercer sector y desconocimiento general del valor de la economía social.

OPORTUNIDADES: El trabajo en red por las nuevas tecnologías y la capacidad de llegar a más gente, comunicar mejor, la cooperación entre entidades, nuevos campos de intervención social, el emprendimiento como vía de transformación interna y externa, fortalecimiento territorial, implicación de más agentes.

AMENAZAS: El aumento de la desigualdad social en los territorios más deprimidos, el acomodamiento de las organizaciones, el miedo a la hora de innovar, el desconocimiento de los grupos de interés.

FORTALEZAS: La capacidad para diseñar buenos proyectos, las oportunidades que ofrecen a grupos vulnerables, los valores de las organizaciones del tercer sector (empatía, motivación, multiculturalidad, solidaridad, entrega) y la capacidad de acción conjunta.

Creemos que fue muy positivo para todos los integrantes y participantes, muchos de ellos del tercer sector, pero también agentes de las universidades, la banca, la administración y la consultoría de Canarias. Esperamos que la reflexión que todos nos llevamos de la jornada sea útil para seguir mejorando nuestras organizaciones para ser más eficaces a la hora de solucionar problemas sociales, sobre todo en sectores y territorios que más lo necesitan y agradecemos a EAPN-Canarias y a su equipo

No Comments

Post a Comment