Científicos que se convierten en emprendedores sociales

DBS-Screening-1024x576La historia de Jordi Marti es la de un científico que se plantea una pregunta: ¿Cómo puedo desde la ciencia prevenir el contagio de VIH y sífilis en los países en vías de desarrollo? Una historia fascinante que empieza cuando Jordi viaja a Brasil y se da cuenta que la mayoría de embarazadas con estas enfermedades tienen el riesgo de contagiar a sus hijos y nada pueden hacer por evitarlo. La prevención es fundamental en estos casos pero en las comunidades de la Amazonía es muy difícil acudir a un centro de salud y detectar este tipo de enfermedades. Y es aquí donde la mente del científico empieza a maquinar. Los centros de salud están en ciudades a muchas horas, incluso días, de estas comunidades, y el análisis clínico es muy difícil porque la sangre necesita estar en unas condiciones de temperatura muy específicas. Para resolver este problema, Jordi ha patentado un sistema de recogida de muestras de sangre en papel que gracias a una sustancia química puede conservar la sangre en perfecto estado durante el tiempos suficiente sin necesidad de refrigeración para que sea posible el análisis clínico. Lo que ha conseguido el desarrollo de esta innovación científica es la posibilidad de detectar precozmente enfermedades contagiosas en las embarazadas y evitar así la muerte de millones de niños por contagio. Este científico ha patentado su idea a través de la cual puede recibir los fondos suficientes para implementarla y seguir investigando; además ha sido nombrado fellow de Ashoka, y ha recibido numerosos premios.

 

Es uno de los ejemplos claros de cómo una persona con grandes cualidades para la ciencia puede detectar oportunidades allá donde otros sólo ven problemas. Para que se de este paso, del científico al emprendedor social es necesario fundamentalmente dos cosas: en primer lugar una fuerte visión social, es decir, una vocación por solucionar los problemas sociales más graves de nuestro mundo. Y en segundo lugar, una gran visión para hacer sostenible un proyecto, para detectar oportunidades de negocio que hagan viable la solución del problema.

ALBINOOtro alucinante ejemplo lo encontramos en KILISUN “Ponte en su piel”. Esta empresa social ha desarrollado el primer fotoprotector para la prevención del cáncer en personas con albinismo (PCA) sobre todo dirigido a países de África como Tanzania. Se trata de un colectivo muy vulnerable con un índice de cáncer de piel muy elevado y por cuya causa su esperanza de vida no suele superar los 30 años. En 2016 se aplicó en más de 2500 niños de Tanzania y en el futuro se abrirá a los vecinos de Uganda, Kenia y Malawi. Además, esta empresa social desarrolla programas educativos en colegios para crear la cultura del cuidado y la prevención de los problemas de la piel en estas zonas. Kilisun ha recibido varias condecoraciones y premios, destacando los del Congreso Mundial de Cáncer de Piel (Edimburgo 2014) y la Conferencia Internacional de Fotoprotección (Londres 2015).

En este ejemplo hay dos temas muy importantes a destacar. En primer lugar vemos cómo hay un colectivo donde se pone el foco, las personas con albinismo en África. Es un colectivo no atendido, con grandes problemas derivados de su fisonomía y al ser un número tan reducido de personas, no es muy rentable desarrollar productos para ellos, máxime en África; además, la cultura popular de ciertas tribus y la chamanería perjudica a estas personas. Por tanto aquí hay una gran sensibilidad y una mirada puesta en estas personas… En segundo lugar, si conocemos a fondo el proyecto vemos cómo es un proyecto en equipo, en red. Los científicos han buscado partners que le ayuden a desarrollar este sistema de prevención. En primer lugar una industria química como BASF que tienen los medios para desarrollar la innovación científica; en segundo lugar el apoyo y el conocimiento del colectivo por parte de las organizaciones no gubernamentales como UNICEF y África Directo. Éste sí que es un proyecto que merece la pena contar y conocer.

Con estos ejemplos hemos podido comprobar cómo la ciencia abre un mundo de posibilidades para el emprendimiento social. Un científico puede transformar la vida de miles de personas y tener un impacto brutal en colectivos no atendidos salvando millones de vidas. La dificultad quizás está en combinar ciertas habilidades más allá de la técnica, o dicho de otro modo, poner todo tu talento al servicio de una causa que merezca la pena y trabajar en red para conseguirlo.

 

Fintech para la inclusión financiera

      Según el Banco Mundial 2.000 millones de personas no utilizan servicios financieros formales o no pueden abrir una cuenta bancaria. En los países en vías de desarrollo, el 40% de las personas no pueden acceder a un crédito o abrir una cuenta. Si atendemos al informe “Extediendo el alcance: dinero móvil en áreas rurales” promovido por la Fundación Bill y Melinda Gates y la Fundación MásterCard, la población rural tiene aún mucho más difícil la inclusión financiera, y teniendo en cuenta que el 70% de la población de países como Tanzania, Bangladesh o Chad viven en zonas rurales, resulta un gran desafío.

captura1     El informe titulado “7 ideas para la inclusión financiera“, hacía referencia a la relación entre el uso de servicios bancarios y el bienestar de un país. De este informe conocemos que en Latinoamérica es el tercer mercado más grande de telefonía móvil en volumen a nivel mundial después de África y Asia, con más de 750 millones de conexiones alcanzando una penetración de más del 120% (datos de 2015). Según el Banco Interamericano de Desarrollo, estas cifras demuestran el gran potencial que existe en expandir servicios financieros a través de este canal. Precisamente esta tecnología financiera a través de la digitalización y el uso del móvil se conoce como Fintech (finanzas ­­más tecnología). Muchas entidades financieras están hoy día preocupadas por la inclusión financiera y desarrollan programas de responsabilidad social para apoyar soluciones que mejoren el acceso a este tipo de recursos. Como BBVA, entidad comprometida con la inclusión financiera (ver informe 2016), que recientemente otorgó los premios Open Talent a la Inclusión Financiera 2016 y que en esta ocasión recayó en Musoni, que ha desarrollado un sistema para ayudar, a través de la tecnología a las instituciones financieras, a optimizar sus servicios de microfinanzas y ampliar su alcance en zonas rurales. Según un estudio de El País, sólo en España el sector Fintech mueve más de 11.000 millones de euros y se han creado ya unas 120 empresas de este sector. En la última encuesta de la Red Europea de Microfinanciación (European Microfiance Network) se desprende que sólo en Europa hay 447 entidades dedicadas a las microfinanzas, con un volumen de más de 1530 millones de euros.

captura2      Uno de los principales problemas que conlleva la desigualdad en el mundo guarda relación con el acceso a los recursos básicos. ¿Qué significa esto? Significa que hay personas que no tienen la posibilidad de acudir a una escuela, un hospital o incluso a pedir un crédito. El acceso a la educación, la salud o a recursos financieros son derechos fundamentales que no siempre están garantizados de manera universal. Aquí es donde, una vez más, aparece el emprendedor social, con su capacidad para detectar necesidades sociales y resolverlas de manera innovadora.

     El acceso a recursos financieros es fundamental porque en la mayoría de las ocasiones es la oportunidad que muchas personas tienen de mejorar su situación y calidad de vida. En países en vías de desarrollo, muchas familias necesitan un crédito para poder pagar el estudio de sus hijos o incluso una intervención médica. También resulta capital para los pequeños emprendedores que quieren montar un negocio o una tienda, por pequeña que sea necesitan una inversión inicial.

      Precisamente, el concepto de microfinanzas se ha hecho famoso porque rompía esta brecha, esta diferencia tan elevada entre las personas que pueden acceder a un crédito y las que no. Dentro las microfinanzas, el microcrédito es el instrumento más conocido. ¿Qué es un microcrédito? Aunque hoy el término se ha universalizado y la banca comercial lo usa para promocionar un préstamo pequeño para comprarse un coche o un viaje, el concepto nació aplicado a la base de la pirámide, es decir, a personas que viven con menos de un dólar al día en países en vías de desarrollo fundamentalmente. En estos países, contar con préstamo de 50 o 100 dólares, puede cambiarles la vida porque les permite comprar un caldero y vender comida en la calle, es decir alcanzar un trabajo, o unas semillas y plantar una parcela de tierra. La idea innovadora en el concepto de los microcréditos y por lo que se ha hecho tan famoso es que a diferencia de la banca comercial en países desarrollados, donde para pedir un préstamo se necesita tener un aval para que el banco no asuma todo el riesgo si no se es capaz de devolver el préstamo, el microcrédito no solicita aval, o mejor dicho, el aval es la comunidad que responde si alguien no puede hacer frente a la devolución del préstamo. El primer banco de microcréditos y el más conocido es Grameen Bank, que nació en Bangladesh, pero hoy día encontramos cientos de ellos repartidos por todo el mundo, algunos de los cuales tienen un fuerte compromiso social como Equity Bank (Kenia) o Bancosol (Bolivia).

microkredietfoto650      En este sentido, para entender el proceso de inclusión financiera en países en vías de desarrollo indudablemente hay que entender esta perspectiva comunitaria.  Si uno viaja a India, Kenia o Perú, podrá ver cómo las comunidades locales se organizan en grupos para acceder a recursos financieros. Primero para hacer frente a los gastos comunitarios, como el agua y la electricidad. En países desarrollados todas las viviendas tienen un sistema de control de gasto de agua, gas o luz, pero la costumbre en estos países no es ésta, sino que las comunidades de vecinos se organizan y crean sistemas de pago comunitarios. Es muy típico en los slams, barrios de chabolas, donde los vecinos se unen para comprar un bidón de agua de la que poder abastecerse, por ejemplo.

      Estas comunidades de vecinos incluso crean cooperativas de crédito para prestarse dinero entre ellos. ¿Cómo funcionan estas cooperativas? Cada familia miembro de la cooperativa paga una contribución periódica y en el caso que necesite un crédito, solicita al consejo de la cooperativa ese crédito. El consejo formado por personas elegidas entre todos los miembros, estudia el caso y decide si concederle o no el crédito.

      mpesaEn los últimos años, la revolución tecnológica y el desarrollo de la tecnología móvil, está permitiendo una mayor inclusión financiera. Inclusión, del verbo incluir, se refiere aquí a que cada vez más gente se incluye entre los que pueden acceder a recursos financieros. Y esto es en gran parte posible porque varias instituciones financieras están desarrollando productos accesibles a través de la tecnología móvil. En países como Ghana o Tanzanía, casi todo el mundo tiene acceso a un móvil e incluso a Internet. Es curioso observar cómo en barrios de chabolas donde las personas viven en condiciones de higiene paupérrimas o casi no tienen para alimentación básica, todos tienen un móvil con una cuenta propia para llamadas o Internet. ¡ Lo más sorprendente es que la mayoría de estos usuarios de móvil paga a través del propio móvil ! Algo que nos sorprende y que no sucede en los países más desarrollados.

      Esta elevada usabilidad de pago por móvil es un nicho de negocio para muchos emprendedores sociales que están desarrollando otro tipo de negocios que permita el pago a través del móvil. Es cierto que el pago por lo general aún se sigue haciendo con sms, pero aunque la tecnología no sea la más innovadora, el hecho de que todo el mundo se haya acostumbrado a pagar a través del móvil es una ventaja enorme. El uso de este tipo de medio de pago también se explica por la escasa tasa de bancarización y el bajo riesgo que supone el prepago.

kibera-044-7624      A modo de ejemplo que ilustre lo que estamos explicando, nos vamos a trasladar a un barrio de chabolas de Nairobi (Kenia). Se llama Kibera y es el slam más grande de todo África. Casi un millón de personas viven hacinadas entre basura y casas de barro y chapas. Pero la actividad comercial de Kibera es enorme, da la sensación de que todo el mundo tiene cosas que hacer y sobre todo por las calles principales no hay hueco donde no haya alguien con una manta o una tabla vendiendo fruta, verduras, jabones, zapatos y ropa usada, o cualquier cosa que nos podamos imaginar. Pues bien la mayoría de estos pequeños comerciantes poseen una cuenta de M-PESA, ¿Qué es M-PESA? Es un sistema de pago por móvil a través de sms. Cada comerciante posee un número, un código, que el comprador introduce en el sms junto con la cantidad que quiere pagarle. El vendedor recibe instantáneamente un código validando la compra y con el ingreso realizado. Y… voilá, compra realizada con éxito! El comprador también dispone de una cuenta propia de M-PESA que podrá recargar con el dinero que quiera en cualquiera de los muchos lugares de recarga que hay (como cuando recargamos una tarjeta SIM).

      En definitiva, la inclusión financiera o el acceso a recursos financieros es una tendencia global y  un agente más de desarrollo que va a dar que hablar mucho en los próximos años. Las posibilidades de disminuir la desigualdad y la pobreza radica, en gran medida, en el papel de los emprendedores sociales para ofrecer oportunidades a aquellos que menos recursos tienen. Quizás lo más interesante y menos conocido  de estas nuevas empresas fintech sea su orientación a las comunidades y el empoderamiento que ofrecen para que cada persona o comunidad pueda desasarrollarse y aumentar su calidad de vida.

Por Braulio Pareja 

Por qué todas las startups quieren un intraemprendedor social

La empresa tecnológica IBM lidera un programa de desarrollo de talento interno conocido como EBO (Emerging Business Opportunities) tan potente que ha sido estudiado por la Universidad de Stanford. La empresa solicita a los empleados que hagan sugerencias para mejorar áreas del negocio y buscar nuevas posibilidades donde invertir en el futuro. La consultora EY nos cuenta cómo estructurar un equipo de intraemprendedores con el ejemplo de 3M. La prestigiosa Revista Forbes, señala a Google como uno de los mejores ejemplo donde se aplican políticas de intraemprendimiento. En Google se permite a los empleados que usen el 20% de su trabajo para proyectos de emprendimiento interno. En Shell encontramos el Game Changer Panel un equipo emprendedor encargado de mejorar los productos y buscar nuevos modelos de negocio en modelos alternativos como las energías renovables.

Infografia_intraemprendimientoOKTodas las startups necesitan innovar para poder ser competitivas en el mercado, mejorar sus productos, servicios y adaptarse a las necesidades de sus clientes. Pero no es fácil encontrar los mecanismos internos para desarrollar la innovación. La primera dificultad estriba en la necesidad de inversión, lo cual dadas las circunstancias de las startups para encontrar financiación resulta un reto complicado. En segundo lugar, el proceso de desarrollo de las políticas de innovación internas requiere un personal cualificado y la visión directiva sobre el enfoque del propio negocio. Por último, es importante la gestión interna del conocimiento, para el apoyo al desarrollo de los procesos de innovación. Para este último punto, la gestión del Big Data se ha convertido ya en la fuente principal de conocimiento para la gestión de la innovación empresarial.

El emprendimiento interno o intraemprendimiento es fundamental para desarrollar innovación porque ya no se trata sólo de un empleado que es aficionado al emprendimiento y se le ocurre una idea para aplicar a la compañía, sino que se trata de una cultura de empresa que permite el desarrollo del talento emprendedor para mejorar la competitividad de la propia empresa gracias al impulso de los procesos internos de innovación.

Este tipo de cultura intraemprendedora permite que el empleado no se perciba a sí mismo como un mero instrumento de la empresa, sino como un generador de ideas y mejoras. El entorno se humaniza en el momento en que todos pueden proponer ideas y mejoras para la empresa y el ambiente de trabajo se hace más colaborativo y enriquecedor.

¿Pero por qué todas las startups deberían tener un intraemprendedor social? La principal razón tiene que ver con las habilidades y los talentos de este tipo de emprendedor. La capacidad de detectar fallos del sistema y reconocer oportunidades de negocio en las necesidades sociales, es un factor clave para desarrollar innovación. Esta cualidad es propia del emprendedor social, cuyo estilo de vida le hace estar al tanto de diferentes realidades sociales, se preocupa por los problemas de la gente y es capaz de encontrar soluciones empresariales.

En segundo lugar, estos intraemprendedores sociales, conocen bien el negocio y se interesan por generar un entorno colaborativo de trabajo. Poseen un liderazgo humano que se reconoce en la necesidad de generar relaciones de confianza muy positivas para el trabajo en equipo.

Por último, el intraemprendedor social se relaciona con el trabajo del directivo de responsabilidad social corporativa. El DIRSE es propiamente un intraemprendedor social, un líder interno que se preocupa por la gestión responsable de la empresa. De manera que, al preocuparse por el impacto de la empresa en los diferentes grupos de interés, puede reconocer vías de mejora, impulsar proyectos de desarrollo y cohesión social interna y externa.jao

En definitiva, podríamos describir al intraemprendedor social como un agente de cambio interno de la compañía, una bisagra que mantiene fresca a la empresa y la conecta con su realidad más inmediata, lo que para una startup supone la mejora de su competitividad, la responsabilidad con su entorno y la búsqueda de la sostenibilidad a largo plazo.

Emprendimiento social despierta en Asia: COREA DEL SUR

A finales de la década de 90, Corea del Sur se había recuperado de una gran crisis económica que afectó a casi todos los sectores económicos. Gracias a la colaboración de toda la ciudadanía, el país pudo salir hacia delante. Sin embargo, ha dejado una gran secuela en la sociedad coreana tanto en lo económico y social, que demandó una nueva estrategia para poner solución

Como respuesta a la complejidad de los problemas sociales que fueron generándose, al principio del año 2000 aparece por primera vez un nuevo modelo socioeconómico llamado “Empresa Social” cuyo principal objetivo es solucionar problemas sociales a través de negocios sostenibles.

Para respaldar este tipo de negocios, el gobierno estableció un marco jurídico que brindaba incentivos como la eliminación de algunos impuestos, subsidios, consultoría gratuita…, entre otros. Para acceder a estos beneficios las empresas sociales de Corea del Sur deben ser certificadas por el Ministerio de Empleo y Trabajo con el seguimiento de la Agencia de Promoción de Empresa Social. Antes de ser certificadas oficialmente como empresa social existe una etapa de precalificación llamada “Pre- empresa Social o empresa social en etapa de preparación” que también puede acceder algunos beneficios de consultoría e incubación.

COREALas empresas sociales en Corea se pueden clasificar en 5 categorías: Generación de empleos para sectores vulnerables, Servicios Sociales, Mixto, Otros, Servicio Comunitario.

Las empresas de primer tipo, Generación de empleos son aquellas que se dedican a brindar oportunidades de empleo a sectores vulnerables como personas con discapacidad, inmigrantes, refugiados de Corea de Norte, etc. Segundo, las empresas sociales que ofrecen servicios sociales se dedican en diferentes áreas como educación, cuidado de salud, tercera edad, etc. Las mixtas son una mezcla de las categorías mencionadas. Por ejemplo, la empresa Organization Yori, ofrece cursos de cocina para mujeres que ha dejado su carrera profesional, mujeres inmigrantes casadas con coreanos y jóvenes.

También existen empresas sociales de un tipo atípico (Otros) que trabajan en áreas de gastronomía, centros de ocio y empresas como Hugin, que tiene como objetivo de ser un hub de emprendedores sociales o como Craft-Link, que comercializa artesanías de Latinoamérica a través del comercio justo y que usa los beneficios para mejorar la educación de los productores y sus familias. Por último, de servicios comunitarios, podemos mencionar escuelas agrícolas o cooperativas locales que contribuyen al mejoramiento de la calidad de vida comunitaria.

Según el último censo, en Corea existen 1,382 empresas sociales distribuidas en diferentes zonas, aunque la mayoría se encuentran concentradas en Seúl, la capital.

A pesar del marcado crecimiento de emprendimientos sociales y empresas sociales en Corea, aún es díficil ver casos de empresas sociales exitosas ya que son consideradas como “organizaciones buenas”; pero con un perfil de negocio no tan sostenbile. Dar continuidad y sostenibilidad a los modelos económicos sociales es imprenscindible que en la sociedad civil exista una percepción correcta acerca de las empresas sociales. Como también las empresas sociales deben ser suficientementes competitivas en el mercado con los productos garantizados de calidad.

Sin lugar a dudas, las empresas sociales en Corea del Sur están cumpliendo un rol muy importante en el desarrollo y progreso del país que involucra a todos los grupos de interés, sobre todo a los que más dificultades tienen. Pero no hay que olvidar que el progreso debe ser dirigido tanto por el gobierno como la ciudadanía donde ambos sectores deben conjugarse, para que el verdadero desarrollo beneficie a todos.

 

Por Silvia Jung, experta en emprendimiento social en Corea del Sur. Actualmente trabaja en la ONG “Corazones Unidos” en Asunción, Paraguay.

Rompiendo el esquema del profit y el not profit : empresas con enfoque social

Las ciencias económicas y sociales intentan explicar realidades complejas de nuestro mundo y nos ayudan a contextualizar el marco de actuación de nuestras organizaciones y empresas. No podemos desde esta perspectiva científica especular con futuribles, pero sí obtener algunas guías para pronosticar cuáles serán las tendencias del futuro en base a ciertos indicadores por ejemplo de consumo o de necesidades del mercado.READ MORE

La innovación tecnológica como base de las empresas sociales

Según la acepción más consensuada, se produce una innovación cuando se inventa o se modifica algo y se introduce en el mercado. En este sentido, se considera una empresa innovadora aquella que aplica algún cambio en su propia estructura y dinámica empresarial (ya sea introduciendo un nuevo producto, cambiando algún sistema productivo, modificando el modelo de negocio…).READ MORE