B-CORP, EMPRESAS CON ÁNIMO DE LUCRO Y VOCACIÓN SOCIAL

¿Un modo de diferenciarse del resto? ¿Una red de soporte? ¿Una mayor legitimidad social? ¿Un instrumento de medición del impacto social y mediambiental? Quizás un poco de todo. Se ha venido a llamar B-Corp y sus promotores dicen que va más allá de un simple sello o certificación empresarial. En Europa podemos verlo desde 2014, con sede en Ámsterdad.

B-Corp es un certificado que se otorga a empresas “for profit” pero con un propósito con impacto social y mediambiental. Es decir que no certifica ongs o proyectos sociales. Se otorga después de un largo proceso donde se usan varios indicadores en base a una herramienta de medición.

Para obtenerlo hay que cumplir los siguientes requisitos:

  • Cumplir con estándares de rendimiento social y ambiental completos y transparentes
  • Cumplir con mayores estándares de responsabilidad legal
  • Cumplir con criterios de transparencia

 

La herramienta de auto-evaluación se conoce como B Impact Assessment que analiza cuatro áreas operativas de la empresa en cuanto a prácticas (gobernanza, trabajadores, medio ambiente y comunidad) y el área del negocio. Cada área tiene una ponderación diferente en función de la actividad de la empresa. La sección del impacto del modelo de negocio es la que más pesa, 30%  de la evaluación. La puntuación mínima para conseguir la certificación B-Corp es 80 puntos. Es un propio sistema de gestión que permite la mejora continua. La autoevaluación se puede hacer a través de la inscripción por su web y para conseguir definitivamente el sello es necesario pagar una cuota a la empresa certificadora.

Ya conocemos sistemas de medición parecidos, por ejemplo:

  • Global Compact del Pacto Mundial: es una licencia internacional que promueve implementar 10 principios para promover la responsabilidad social corporativa.

BCorporation-people-using-business-as-a-force-for-goodEntonces, ¿qué aporta de nuevo el certificado B-Corp?

Los beneficios que aporta B-Corp entre otros son: diferenciación, mejora continua del desempeño, atracción de inversores y capital, visibilidad, difusión y pertenencia a la comunidad de empresas B-corp. Para el consumidor, la empresa B-Corp lanza un mensaje “¡Yo soy una empresa responsable!”. Para la búsqueda de inversión, B-Corp permite el acceso al GIIRS Impact rated, sistema de evaluación que usan carteras de inversión.

En el mundo son más de mil empresas B-Corp certificadas. En España hay 8 empresas certificadas y 12 en trámites. Algunas de ellas son:

  • Alma Natura: diseña programas para comunidadesrurales.
  • Worldcoo: desarrolla un widget para financiar proyectos sociales a través del e-commerce.
  • 1000 Friends: especializada en el diseño e implementación de estrategias de sostenibilidad y responsabilidad social.

 

Nos encanta el mensaje que transmite la comunidad B-Corp. Es un ejemplo más de cómo las empresas tradicionales están acercándose al mundo de lo social. Los emprendedores sociales podrán ver en las B-Corp un ejemplo de compromiso y valores empresariales. Sin embargo el emprendimiento social va mucho más allá del compromiso y la responsabilidad social. El emprendedor social busca sobre todo un impacto transformador a través de un modelo innovador y nuestra dificultad sigue siendo cómo medir cualitativamente esa transformación social, por eso queda aún mucho que avanzar en este sentido.

No Comments

Post a Comment